Así es Furhat, el robot social más avanzado del mundo

En AI. Inteligencia artificial, el proyecto imaginado por Stanley Kubrick que terminó dirigiendo Steven Spielberg, el pequeño robot interpretado por Haley Joel Osment tiene capacidad para sentir y expresar emociones.

Su diseño y programación es tan realista, que su madre adoptiva (en realidad su dueña) queda devastada ante la mirada inocente y tristísima del muchacho robótico cuando este entiende que va a deshacerse de él.

Estrenada en 2001 (aunque está basada en un cuento anterior de Brian Aldiss publicado en 1969), la película planteaba un debate que asoma regularmente a la ciencia ficción y del que también se ocupan los expertos en tecnología: ¿llegará un momento en el que los robots podrán sentir emociones? La pregunta no es baladí, puesto que una vez demostradas sobradamente las capacidades analíticas y de cálculo de la inteligencia artificial, la última frontera de la humano parece residir precisamente en los sentimientos.

(Visited 14 times, 1 visits today)

Vídeos que te podría interesar

CONTÁCTESE:
close slider